martes, 7 de diciembre de 2010

Poljés de los Collados del Asón

En el Parque Natural de los Collados del Asón el agua y la geología se combinan para darnos paisajes caprichosos. La conocida cascada que forma el río Asón en su nacimiento es buena muestra de ello, pero no el único ejemplo.

La dinámica glaciar y kárstica, que ha modelado el macizo del Alto Asón, ha creado una serie de cubetas que, en épocas lluviosas o de rápido deshielo, se colmatan de agua dando lugar a extensos lagos. Estas cubetas se denominan Poljés: depresiones de grandes dimensiones con forma alargada por cuyo interior discurre un pequeño arroyo de forma meandriforme que se sume al subsuelo por un orificio llamado ponor.

En su origen la excavación principal se produce por el movimiento de la nieve, que sobreexcava por el movimiento de la lengua glaciar, sumándose la acción de la erosión kárstica durante los periodos interglaciares, que disuelve la roca caliza poco a poco.

En las siguientes imágenes podemos ver diferentes fases de los poljés de Brenavinto y Brenarromán:









Brenavinto durante el verano. La sedimentación que se produce en los momentos de inundación crea una capa fertil de arcillas sobre las que se han ubicado prados de gran calidad.


Brenavinto nevado.










Brenavinto inundado. El ponor no es capaz de captar todo el agua que llega y se colmata el fondo del poljé.









Brenarromán en verano.















Brenarromán inundado.



1 comentario:

El tejon dijo...

Gracias por pasarte por mi cueva.
El lugar es de una belleza indescriptible en cualquier época del año, lo he pateado un poco.
Un saludo. Buenas fotos.